Velero en el mar - Grecia

Altamar organiza cruceros a la carta en función de los destinos solicitados, los días disponibles y las preferencias y los gustos de los clientes.

Los cruceros habituales suelen ser de una semana como mínimo y se pueden extender hasta dos semanas de duración. Normalmente el día de embarque y desembarque es el viernes o el sábado y por seguridad se aconseja llegar como mínimo el día anterior a la salida. El desembarque es temprano por la mañana y en algunos destinos se puede regresar el mismo día final del crucero aunque en otros sujetos a transfer intermedio habrá que calcular un día extra para el regreso.

En un crucero a la carta el cliente debe decidir si su preferencia es la tranquilidad en unos pocos y escogidos rincones o su objetivo es conocer el mayor números de islas; si prefiere navegar poco o disfruta con largas singladuras cambiando de paisaje; si prefiere la naturaleza y el paisaje o tiene también un interés cultural por visitar sitios históricos. Si, en fin, le gusta más el sosiego del fondeo nocturno en una cala o lo suyo es el bullicio y la animación de puertos más o menos cosmopolitas. Cada destino tiene unos rasgos específicos donde prima con mayor o menor medida unas preferencias, unos gustos y un estilo de navegación determinado. Si no hay preferencias específicas, Altamar prepara en cada destino unas rutas que combinan un poco de todo lo anterior en la medida de lo posible aunque suele primar unos rasgos determinados.

La navegación en yates y goletas es distinta de la de los mega cruceros programados y aunque tratatamos de cumplir los itinenarios, todas las rutas propuestas están sujetas a cambios en funcion de la meterología u otras circunstancias que así lo aconsejen a los capitanes o la Organización.

Un aspecto importante para decidir una ruta de crucero es el mayor o menor hábito de los clientes a la navegación y su tolerancia física y anímica al mar. Existen destinos y rutas mas centradas en aguas costeras protegidas y navegaciones cortas frente a otras en las que predominan las largas singladuras y la navegación de altura. Desde Mayo hasta Septiembre y con carácter general la navegación en Mediterráneo oriental es my agradable y segura lo que no es impedimento de que surjan fenómenos locales adversos de forma esporádica. En el Egeo central en los meses de Julio y sobre todo Agosto puede soplar el Meltemi, un viento del NE que a veces levanta mar gruesa y obliga a los yates a detenerse en puerto hasta que amaine. Últimamente y debido al cambio climático este viento no es tan predecible y hay años que casi no aparece o lo hace a destiempo.

Por zonas y hablando siempre con caráter general, las áreas más protegidas y habitualmente de navegación en cortas singladuras, son Croacia, la costa de Turquía y las islas Jónicas y Saronicas en Grecia. El Dodecaneso es muy amplio y tiene partes más o menos expuestas al viento y a la mar. Las islas Cícladas y las Espóradas del norte, en el Egeo central están más expuestas al Meltemi y recorrerlas implica en algunos tramos singladuras más largas a veces con mar algo picada en el mes de Agosto.